Perú: rumbo a las elecciones presidenciales

Once serán los candidatos a la presidencia de la república. Este número todavía elevado de candidatos contrasta con los veinte candidatos que intentaron conquistar la presidencia en las pasadas elecciones (2006).

En efecto, la oficina nacional de procesos electorales teniendo en cuenta los inconvenientes ocurridos en las últimas elecciones (2006) y (2010), decidió tomar medidas para reducir el número de candidaturas presidenciales y volver los mecanismos electorales más transparentes. Entre estas medidas podemos encontrar el aumento de la valla electoral del 4% al 5% de votos válidos (mínimo seis congresistas) para mantener su inscripción como partido político, el aumento del número de firmas necesarias a la inscripción de un nuevo partido político de 140,000 a 500,000, la realización de elecciones partidarias internas para la designación de candidatos, la obligación de explicar la procedencia del dinero de la campaña, las cuotas de género, etc. Estas reformas parecen estar alcanzando hasta el momento sus objetivos pues los candidatos están siendo investigados sobre los fondos de sus campañas y dieciséis partidos políticos han optado por conformar cuatro grandes alianzas partidarias para participar en las próximas elecciones presidenciales y parlamentarias del 10 de abril.

De los once postulantes a la presidencia, siete irán sin alianzas. La candidata más importante de estos independientes es Keiko Fujimori (hija del ex-presidente Alberto Fujimori) quien lidera la agrupación Fuerza 2011 y mantiene su tercer lugar en las encuestas con 20% de las intenciones de votos. Keiko Fujimori mantiene un perfil firme y popular que podría ayudarle en los próximos meses a pasar a la segunda vuelta. Los otros seis candidatos arriesgan su inscripción como partidos políticos al no contar hasta el momento con más del 2% en las intenciones de votos. Entre estos candidatos se encuentran Manuel Rodríguez Cuadros (ex–canciller) por Fuerza Social, Rafael Belaunde (hijo del ex-presidente Belaunde) por la agrupación adelante, José Ñique de la Puente por el partido de Fonavistas del Perú, Juliana Reyner por el partido Fuerza Nacional, Ricardo Noriega por el partido Despertar Nacional y Humberto Pinazo por la agrupación JUSTE. Queda sólo esperar para saber quiénes sobrevivirán a la valla electoral!

Entre los cinco candidatos favoritos, cuatro forman parte de alianzas partidarias. El ex-presidente Alejandro Toledo, puntero en las encuestas con 27 % de la intención de votos, lidera la alianza “Perú Posible” que reúne a tres partidos políticos. El ex alcalde de Lima, Luis Castañeda Lossio y su agrupación “Solidaridad Nacional” reúne cinco partidos políticos y obtiene el segundo lugar en las encuestas con 22 % de votos. El ex-comandante Ollanta Humala ocupa el cuarto en las encuestas con su alianza “Gana Perú” y alcanza actualmente el 10% de las intenciones de voto. Humala parece estar teniendo algunos problemas con el despegue de su candidatura tras la dura competencia que le representan las candidaturas de Toledo y Keiko Fujimori en las preferencias electorales de las clases populares. Sin embargo, Humala tiene todavía margen de maniobra y podría subir gracias al voto oculto. El quinto en las encuestas es Pedro Pablo Kuczynski (ex -ministro de economía) que lidera la “Alianza por el gran cambio” (cinco partidos políticos) y obtiene hasta el momento 5% de votos. La candidatura de Kuczynski podría eventualmente subir en los próximos meses, dependiendo de quienes salgan heridos de la actual guerra mediática entre los tres candidatos favoritos.

Está claro que todos estos porcentajes de intención de voto son sólo aproximaciones estadísticas que varían semanalmente y dependen muchas veces de la metodología e intención de las empresas encuestadoras. Estos porcentajes son pues sólo el pitazo inicial de una guerra electoral que será relativamente corta (quedan 72 días), agresiva y costosa. La lucha por los votos de aquellos numerosos electores que deciden sus preferencias electorales en las últimas semanas, ha pues comenzado! No hay manera de saber cuáles serán las sorpresas electorales del 2011, aunque parece existir - en el tema de fondo - un relativo consenso por continuar con el modelo económico y las políticas sociales. Se puede pensar, tomando en cuenta los resultados de los otros países de la región, que estas elecciones deberían traer pocas sorpresas,sin embargo todo puede ocurrir en el Perú y Opalc estará atento para informarles de los derroteros de la campaña peruana.